Algo Nuevo, Sin categoría, Utilidades

Tatuajes y Reflexiones de la Edad

Con la crisis de los 30 decidí hacer ciertas cosas que no había hecho durante la década de los 20. Así que, a mis 29 añitos, decidí hacerme un tatuaje. Me apetece compartir mi experiencia y los pocos consejos que puedo dar sobre el hecho de hacerse un tatuaje. Antes quisiera explicar un poquito porque llegué a la conclusión de que debía hacerme uno de estos dibujitos en el cuerpo y quien fue el responsable de ello 😊.

Para los que sólo estáis interesados en leer recomendaciones del tatuajes ir directamente a las recomendaciones que se encuentran un pelín más abajo.

Hace un año tuve el gran privilegio de aprender profesionalmente de un compañero de trabajo y al cual considero en la actualidad amigo mío. Esta persona, llamémosle “M”, tenía intención de jubilarse a finales del 2016 y yo fui designada como su relevo. A partir del momento que se anunció que tenía que aprovechar el tiempo antes de que él se fuera me convertí en su sombra. Tras varias semanas disfrutando de la maravillosa personalidad de “M”, las conversaciones dejaron de estar solamente en el plano profesional y empezaron a ser mas habituales en el plano personal. Él, me demostró que la edad sólo es un numero y que da lo mismo (en ciertos casos) la edad que tengas para hacer amigos. En nuestro caso yo tengo 29 y él 54 años y nos llevamos especialmente bien en todos los aspectos. Y si yo fuera vosotros, me preguntaría que narices hace una persona jubilándose, con una buena jubilación a los 54 años. “M”, trabaja en Inglaterra y allí esto es habitual. A diferencia de nosotros, los españoles, parece que en otros países el dinero se gestiona algo mejor lo que permite dar ciertos beneficios a sus ciudadanos.

Como iba diciendo, “M” y yo hablábamos de todo y mucho y especialmente cuando viajábamos juntos. En uno de nuestros viajes, llegando al trabajo, le expresé la verdadera envidia que sentía por su jubilación e inesperadamente, “M” me contestó muy sabiamente que es un gran privilegio jubilarse a la edad que él lo hacía y sobre todo en sus condiciones pero, que jubilarse puede ser una angustia si no te has preparado con antelación. Según “M”, hay que llegar a la jubilación sabiendo en que vas a ocupar tu tiempo desde que empieza la libertad. Yo, me anticipé a decirle que eso era fácil y le abrumé con una gran cantidad de cosas que me gustaría hacer si no trabajara. Sin embargo, “M” me aconsejó que tuviera cuidado ya que en esta vida las prioridades, las aficiones y los gustos cambian con el tiempo, y cuando envejecemos dejamos de saborear la vida del mismo modo. Por ello, me recomendó que escribiera todas las cosas que quiero hacer si algún día tengo más tiempo para mí y de esta forma, podré evitar que lo que quiero hacer pase al rincón del olvido.

Cuando volví a casa inicié una lista de deseos y, una vez finalizada pensé, ¿por qué narices esperarme a tener tiempo? Así que, escogí las cosas que podía hacer ya y las inicié. Una de esas cosas era escribir más y ahora lo hago semanalmente; otra era escribir un blog, y en ello estoy; y el tatuaje era otra de las cosas de la lista. Mucha gente me ha criticado porque consideran que llego tarde, que los tatuajes son para adolescentes y que ya no tiene sentido para mí. ¿En serio? No estoy de acuerdo, si me hubiese hecho un tatuaje con 15 años probablemente hubiese cometido un error (o no) con el diseño, ya que hubiese hecho alguna locura sin sentido. Ahora hago algo pensado con frialdad y con lógica y, además, ¿qué más da la edad?

En cualquier caso, quiero cotar mi experiencia para quien tenga la misma inquietud. Estos son los puntos que tenéis que tener en cuenta si os vais a lanzar.

Recomendaciones

  1. Piensa bien qué quieres hacerte y porqué quieres hacértelo. Yo quería que el tatuaje contara de significado. Hay personas que simplemente se tatúan algo que les gusta como si su cuerpo fuera un lienzo. Es válido sin embargo, creo que para llegar a este punto deben de gustarte mucho los tatuajes, de lo contrario, sin que sirva de precedente, consideró que lo que me gusta hoy puede que mañana me deje de gustar. Por ello, por el miedo de aburrirme y arrepentirme, decidí buscar un significado al dibujo que fuera a elegir. Creo que si el significado es lo suficientemente relevante será más complicado que me aburra. Mi tatuaje es un Unalome, tal y como se llama el blog y podéis encontrar su significado pinchando aquí.66b0b416bdc380cc71f920f5062d2398
  2. Decide donde vas a hacerte el tatuaje. Hay zonas del cuerpo en las que es muy visible un tatuaje y lo vas a ver todos los días. A mí esto me preocupaba especialmente y por ello busqué ponérmelo en una zona en la que no pudiera verlo de continuo. Mi decisión final fue hacérmelo justo bajo de la nuca, donde nunca lo podré ver directamente.
  3. Asegúrate bien de tener claro el tamaño del dibujito. ¿Quieres algo discreto o muy vistoso?
  4. No te lo pienses mucho. Si nunca has sido un fanático de los tatuajes y te vas a estrenar, ten en cuenta que si te paras a pensarlo demasiado puede que te tires atrás.
  5. Llama, pide cita y si puedes pagar con antelación mejor. Ten en cuenta que la semana de antes te plantearas dejar pasar esta idea.
  6. Da igual si vas sol@ o acompañad@. Ves a la clínica con el diseño y tamaño. No es importante que vayas acompañado a no ser que te quieras hacer algo verdaderamente grande que requiera de muchas horas. En este caso, quizás es aconsejable que vayas con alguien para evitar el aburrimiento.
  7. Relájate y disfruta. En cuanto al dolor, a mi no me resulto doloroso en absoluto, de hecho, no lo sentí. Me apliqué la Crema recomendada (EMLA) en la zona en la que quería el tatuaje una hora antes de ir a la clínica. Me apliqué crema abundantemente y la cubrí con un film de plástico, como el de cocina, para que penetrara bien en la piel. Con este procedimiento no sentí nada de nada, pero mi tatuaje es pequeñito así que no se que sucede con los grandes. Tengo entendido que una vez pasada una hora empieza a despertar la zona y entonces la fiesta empieza. El mío lo hicieron en tan solo cinco minutos de reloj.
  8. Asegúrate de curarte bien. Cúrate el tatuaje, es imprescindible para que todo vaya bien. No debes tomar el sol ni bañarte en la playa o piscina durante las primeras dos semanas. Debes lavar el tatuaje tres veces al día con agua y jabón y después aplicar crema regenerativa, en mi caso yo utilicé Bepanthol. Siempre que tomes el sol aplica abundante protector solar para evitar que cambie de color y quede verdoso.

Algo bastante curioso es que si que es cierto que tras el primer tatuaje te entran ganas de hacerte más. Creo que es debido a que el tabú desaparece, el dolor no es tal y no llegas a arrepentirte como la gran mayoría de gente cree que sucederá. Yo estoy pensando hacerme un segundo tatuaje con mis hermanas que será un triangulo en la muñeca. El motivo es que somos tres, tres lados, y cada una llevará un lado marcado con una línea paralela.

El tatuaje yo me lo hice en Tatuarte, en Ciutat Vellla de Valencia. Allí ya me realicé un par de pircings cuando era más jovencita y sólo tengo buenas palabras del lugar. Es una experiencia divertidísima. Merece la pena probarlo si tienes el gusanillo.

Espero que esto os allá servido de ayuda. Aquí abajo podéis ver la foto de mí tatoo.

IMG_20171113_193709

Un saludo,

YO 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s